PIEDEHIERRO.
Blog

26/09/2010 11:33:38

HORIZONTALIDAD SENTIDA.


(BADAJOZ 1985)









HORIZONTALIDAD SENTIDA

















HORIZONTALIDAD SENTIDA



I


Hoy te vi llegar con un brillo

extraño en tus ojos.

No acertaste a decir las palabras que buscabas

y te presentí un extranjero.


Sospeché que era el día señalado;

que tu mullida piel

no podría acogerme nunca más.


Volví a ver tus ojos

mientras mirabas el agua bajo el puente;

los mismos tonos, la misma voz, el mismo sueño...,

entre tus manos y las mías.


Sacaste la pequeña historia de tu bolso y...,

como si no importase,

la dejaste caer al abismo que conduce al mar,

silenciándola para siempre.


Cuando conseguí despertar

mi reloj marcaba mil quinientos años más

que la última vez.

Todos mis sistemas estaban intactos;

el viaje estaba apunto de concluir.

Me aproximaba al punto de destino y

lamenté, por primera vez, mi condición mecánica

y cibernética inmortalidad:

estaba condenado para la eternidad

a vivir en tu recuerdo.


Tu frágil estructura no soportó

tan largo periplo; y pusiste fin con el silencio

a todos tus interrogantes.


Un nuevo programa; una misión más;

otros mil años como día y noche, y

mi soledad de pirata cósmico

apenas imperceptible surcando el tiempo.
























II



Tal vez sea, que nunca antes, había mirado

a través de un ventanal, tan claro, como el de tus ojos;

que nunca me había vencido el frío,

junto a la chimenea de tu cuerpo;

tal vez..., sean todas las cosas del universo,

las que me aproximan a ti.


Todo mi pasado, maldito, y

este, dulce incierto, instante se filtran

a través de tu ventanal.

Cada paso; cada golpe de luz y color...,

hacen que yo tenga que amarte;

buscarte por entre el gentío,

siempre, a través de tu cristal y abrigo.


Pienso en ti cada día,

entre tanta ventana o

el calendario de mi habitación...

Podría hacer con tu luz

una suerte de esmeraldas

que limpiaran para siempre el horizonte.


Me gustaría saber que eres libre,

que entre tus manos ha existido

una música sin tiempo, sin límite ni apariencia.


Sueño, que todas las soledades, los miedos

del oscuro pasado, tuvieran su explicación en ti.


Me gustaría danzar al son de tu música,

entre la magia hechicera de mis labios

con tus cabellos ligeros, cegados mis ojos

por el brillo de tu abrazo.


Y, ahora, podría hacer con tu luz

una suerte de esmeralda,

que limpiaran para siempre el horizonte,

tras encender los troncos de mi chimenea apagada,

en el inminente invierno;

es pues, abrir de par en par las ventanas,

del cosmos entero, dejando que mi espíritu considere,

si es posible, una segunda oportunidad.


Te amaré sin piedad, hasta el fin de los tiempos,

aún después de que me apague..., esparcido en el aire

te voy amar.


Queriendo aletargar una derrota articulada

en miles de mensajes; como si no existiera

nada más en la creación:

Con el amor de una tristeza eterna,

de un ser que nació dos veces.

Pienso en ti:

Entre huracanes; entre hojas muertas de otoños suicidas,

entre espejos dorados, entre sirenas de soledad...,

Sin que nadie se dé cuenta ni lo sepa,

oigo pensando en ti.


III



Esta tarde esperaba a que aparecieras;

el horóscopo me hizo albergar las esperanzas

de que hoy, mi vida cambiaría, gracias a ti.


He andado por la calle, tomado café,

mirado a todas partes con la esperanza de verte llegar,

aún, sin saber quien eres ni conocer tu rostro.


Era tan hermoso esperarte... ser anónimo...


Tras los cristales de mi balcón

llueve y sopla el viento en una noche prematura,

con silbatos de tren y ruidos de ascensor.


La radio, el té y el periódico sobre la mesa...

Todo sigue igual. No te he visto.

Una vez más, no has venido al encuentro,

a la cita convenida.

Tal vez, seas feliz a estas horas, en

cualquier parte, donde quieras que estés.


Más yo sigo sin conocerte, imaginándote

junto a mí, tomando el desayuno; y pregunto

si llegará el tiempo de evitarlo todo.


Hoy el día, nació con la lluvia y el cielo gris;

con el brillo del asfalto mojado; con las calles

más vacías que de costumbre, sin autómatas

cruzándose por las aceras.


Creí que ibas a cambiar toda mi vida.

Creí que al fin me añorarías y que ya nunca te irías,

ser animo...


























































IV



Manuela habla con el espejo.

Su mirada está clavada en el infinito.

Mueve los labios y... mientras, abre el grifo,

pasa una primavera de flores por mi cabeza,

creyendo que ella, al fin, me pertenece.


Manuela se pierde sin quererlo

en un largo silencio de lavabo azul;

yo duermo un poco

en ese lago de sueños, de nubecillas rojas,

en medio de su pelo amado.























V




Llegada es la hora, en la cual, poco a poco,

iremos devorando nuestro pasado,

para mantener con vida, nuestras vidas.


He viajado en muchos trenes, y

¡nunca!, encontré a nadie que me dijera:

“sígueme, te haré pescador de hombres.”



Tal vez me comprendáis:

Ya os llegará el turno;

vuestros hilos se romperán; vuestros cuerpos

se desplomarán,

inexorablemente.


Desde abajo,

todas las caras parecen iguales,

en cambio, es vuestro caminar,

lo que las marca y difiere.


Aunque no podéis verme;

aunque ignoráis mi existencia, terminaréis

en el mismo lugar.


Las flores han crecido a mi alrededor;

y los que amé, dejaron, en ellos, su perfume.

He devenido a tal pequeñez, que hasta
el más inofensivo gorrión, sería para él

una presa fácil.


Tardó, varios días, en bajar las escaleras

del camino imaginario; y, una vez dentro, espero

hasta altas horas de la noche, para salir

sin ser aplastado por vosotros.


Soy tan pequeño..., que tan sólo

tendría que introducirme entre unos cables

para provocar vuestra desgracia...

No lo haré.

Cerebro programado, con el aire de la calle.

como consecuencia:

Hemos perdido de vista a la Luna.






























VI



Uno de estos días,

voy a pensar seriamente en mí;

es posible que me plantee tomarme

las cosas con más calma...


En uno estos días, decidiré

si sigo encerrado, en esta mi ciudad-mausoleo

o si abro mis pétalos al sol y al aire;

quizás tenga pensado curiosear, tal vez,

en lo que no me importa y viajar en avión.


En uno de estos días, pensaré que estoy a salvo;

aunque, no tenga más amigos que este cuarto

y estas cosas; o tal vez, en esos días,

me convertiré en una estrella del rock-and-roll;

diré a la gente lo que desee, y mis palabras

tendrán la fuerza de la inmortalidad.


En uno de estos días, tendré la oportunidad

de saltar al vacío, sin que nadie le importe...

(El impacto de mi cuerpo contra el suelo).

Falta, poco, quizás, otros veinte años;

pero, uno de estos días, me daré cuenta

de lo cerca que estoy.











VII



Hay hojas en las escaleras.

Van subiendo lentamente los peldaños,

como pasando siglos enteros,

con ganas de querer llegar hasta ti.


Allí, encontrarás el calor y el cobijo

que desde el principio del mundo se escapó y

nadie sabe dónde; tal vez, fueran a este cuarto

donde llenaste las páginas de un libro de sueños.


El último obstáculo es la puerta,

siempre cerrada y sin pintar.

Allí, se van amontonando:

las unas sobre las otras; y sus voces

entonan la canción del silencio.


En esta escalera interminable,

cuyo primer peldaño, subo; hago un viaje

sereno, claro, luminoso y perfecto;

sabiendo que para abrir la puerta

todos habremos de morir.










VIII



¡Buenos días!, pequeña flor.

Hace cuatro días que estás en mi casa

y te has convertido en mi ilusión,

mi despertar y mi amiga.


Tus pétalos rojos apaciguan mis dedos;

tu color, único en mi universo,

reanimará mi sangre al despertar.


Vives en un vaso con un poquito de agua;

y víctima de mi miedo, te he arrancado para sentirme,

menos triste.


Te maté porque te necesitaba;

y cuando corté tu tallo, en aquel parque,

sentí en mi pecho, el dolor de una puñalada.


Más no podía irme sin ti,

hubiera añorado tu compañía;

y, tal vez -¿porqué no?-

el muerto hubiese sido yo:

¡Ah!

Te amo y por eso te maté









IX



Era en aquella tarde;

en la cual me atreví a cruzar, la calle;

debía mirar hacia arriba, si no quería

desmayarme en medio de... toda la gente.


Recuerdo una voz:

Parecía querer decir algo.

Escuché esas palabras como payaso

de cristal con suerte; y mirado hacía arriba,

podía dar un paso, luego otro y otro...,¡sin caerme!

Podía ver aquel rostro..., ¡su rostro!

Tal vez, un poco mojado por la lluvia;

un poco más cansado y dolorido(que

cuando tenía aquel abrigo de lana).


Pero, fui un ingenuo, cuando pensé que

que mis pasos pasarían desapercibidos y

que nadie se fijaría en mí;

que podría tocar la otra acera...


Estoy, de nuevo sentado al pie de la calle;

mirando su silueta difuminada,

junto a la estatua de Carlo Magno (sobre su caballo).

Todo es terriblemente real, como para no mirar

hacía arriba(durante cierto tiempo):

¿Qué misterio habrá tras la carretera?




X


Las olas de este mar están besando mis pies

en una luminosa mañana de estío.


He viajado, desde lejos, para ver el océano

crepitando bajo el sol; y, ahora que he llegado,

todo me parece como si, éste hubiese sido mi destino

(desde hace siglos).


He llegado al punto -medio- de mi vida:

Mis antiguos compañeros quedaron atrás;

Tan sólo tengo por recuerdos a ninguna sonrisa y

menos de mirada, frente a la eternidad...


Oigo dulces voces entre las olas y

siento en mi piel placeres ignotos:

Vale la pena haber andado, ¡tantas tierras y tantos días!,

para venir a sentarme en esta tranquila playa.


Ahora me siento diferente, pues habiendo

aprendido nuevas formas de mentir,

mis dedos ya no son flexibles como antaño:


Puedes coger tus cosas y perderte...,

entre los tuyos, que yo... soy pez varado.









XI



Cae la lluvia de la mañana sobre mis sienes;

de igual manera que, en la antigua Crecía, los esclavos

vertían vino para sus señores:


Es comprometido responder si la vida es

difícil o fácil.

Hay montañas, ríos y árboles que son

más viejos que nosotros y,

aún no han dado una respuesta:

Todo está cambiando, desde el mismo día

en el que Noé devolvió la libertad a su paloma.


Nuestros ojos siguen siendo hermosos,

como flechas que cruzan el aire

al compás de nuestras canciones.


Cuentan que la historia volverá a repetirse;

que un nuevo Judas venderá,

por otras treinta monedas, al último Jesús.

Y sigo, sentado, pensando que Jesús

tampoco llegó a responder

a mi universal pregunta.


La lluvia de la mañana

ha cesado sobre mi cabeza;

quién sabe, si también, sobre la tuya.


Vengo ha decir que el amor no ha muerto;

más, habéis de saber que herido o amedrentado

por este tiempo, se ha refugiado en

algún misterioso lugar.


Hay que buscarlo;

porque, tal vez esté en cualquiera

de nuestros corazones.













































XII



Es la historia de una estrella,

que un día se apareció en un desierto rojo

de cielo negro:

No había nada más que una sombra quieta.



La estrella que estuvo seis días azules

y seis noches blancas, miraba inmóvil

aquella gota errante en el desierto.



Parecía como si sus destellos invisibles

iluminaran todas las manos de los niños tontos.

Como si, una nube, se hubiera pintado de violeta

y llorara por la muerte segura e inminente

de la gota de lluvia errante en aquel desierto.


El séptimo día azul;

la séptima noche blanca y la sombra quieta arriba.


Todos los imperios habían perecido.

La gota de lluvia comenzaba a desvanecerse

entre un suelo rojo y un cielo negro.











XIII



Paso veloz por el valle tras

un lustro de ausencia;

allí, me encuentro con todo aquello,

que siempre me ha esperado.


Hay una anciana, sentada junto a su puerta,

contemplando el ocaso, tras los tejados;

los naranjos, rodeando la plaza, son

los primeros en señalarme su naciente fragancia;

el guardia municipal ha cambiado...

oí, al pasar sobres las tabernas, que el tío Tomás

se fue con los fríos del invierno...


Serpenteo por las calles,

sin ser visto, por los escasos transeúntes.

Subo la cuesta de los cipreses

y les dejo el perfume del lejano mar.


Por fin, diviso mi casa:

Altiva, serena..., ¡como yo!

En ella he vivido el calor del hogar, y

Junto a un álamo; en sus ramas adyacentes

esbocé mis primeros aleteos y sentí en él

la nostalgia apasionada de todo viajero,

que va por esos mundos de dios.


Ahora vuelvo a la casa,

lejana está en mi niñez, al reencuentro

de mis hermanos.


Les contaré mil y una historias de viajes;

hablaré de las noches serenas del trópico;

de los amaneceres, allá, sobre las cumbres alpinas...


Les diré que también tuve miedo;

que no siempre fui todo lo feliz que quisiese y

que un día me enamoré.


Mi vuelo es ahora más seguro, más

raudo y cercano al cielo; pero también más viejo:


<< Busco el consuelo de mi hermano, el álamo,

y la paz de mi horizonte finito>> .


AUTOR: RAFAEL PIDEHIERRO

(Badajoz 1985)


Comentarios

11/09/2010 13:16:12

EL.

Aquella tarde caracolas de mar volaban por el espacio, horas tempranas nos avisan
Al día siguiente el aire sopla de levante, moviendo velas múltiples en el horizonte del agua.
Alto como una torre va Miguelillo por la playa, observa con ojos vidriaos la esperanza
Altanero como una espada y fibroso, camina con pisadas firme sin voz ni palabra
Alguien le dijo al otro lado del océano hay una muralla, llena de enormes piedras
Altas como una torre fuerte y gruesa sin ventana.
Aleteaba con sus manos el loco de madrugada, sus manos giraban alrededor de su cuerpo como un paraguas.
Alas de un pensador lleno de vida sin vida sin esperanza, como el loco de Picasso
Desnudo y orinado mojado hasta los pies descalzo.
Al Dios de los vencidos, un desafío honrado.
Moviendo el Universo plateado.  Piedehierro.


Comentarios

17/07/2010 12:51:08

MANUELA.

Manuela habla con el espejo.
Su mirada está clavada en el infinito.
Mueve los labios y… mientras, abre el grifo,
Pasa una primavera de flores por mi cabeza,
Creyendo que ella, al fin me pertenece.

Manuela se pierde sin quererlo
En un largo silencio de lavabo azul;
Yo duermo un poco
En ese lago de sueños, de nubecillas rojas,
En medio de su pelo amado. 


Siempre te recuerdo tu alma esta conmigo....

Comentarios

21/10/2009 12:59:46

Recital poético de Rafael Piedehierro.

Momentos literarios en el Gran CAFÉ VICTORIA de Badajoz.  El poeta y artista plástico, Rafael Piedehierro, leera su poemario. DE COLOR PLATEADO. El dia 29 de Octubre 2009, a las 21h.

Comentarios

01/07/2009 12:50:12

COLOR PLATEADO.


DE COLOR PLATEADO.






A la caza de las ilusiones perdidas, mentalmente te tengo en un recodo guardado de mis
Silencios,

Soy minúsculo de la parte más delgada del cerebro, pero tú estas hay en un silencio lleno

De todo.

No hay día tras día que mi piel recuerde tus caricias, noches que perdí sin acariciarte



Soledades en las sombras de un cuarto oscuro, tú conmigo pero yo sin ti besando el aire

Lo acepto sin tocarte, mi calor es efímero débil flojo como una pluma sin posarse en tu preciosa mejilla sonriente y rosada.

Eres la misma imagen de una flor sin olor, pero a mi me hueles al río que pasa por ese lado sin saludarme.

Nuestros besos se fueron al desierto más lejano, queriendo encontrar esa agua necesaria para que no muriesen nunca,

Hay de nuestras caricias, por ese río subterráneo debajo del asfalto protegidas, miradas opacas de ojos que ven, en el más profundo de las heridas.

Sopla el viento, en las esquinas mujeres preñadas, buscan un destino eterno para sus crías, oscuras mañanas de aromas tristes de madrugadas muy frías.

Alborada sin luz, retraso oscurecido de ilusiones perdidas, una fuente sin agua, llena de escarcha, impregnando la calle eternamente vacía.

Hoy en la madrugada vi. Al mismísimo diablo con los ojos destrozado por el rayo en su opacocidad brillaba un cielo ausente de felicidad eterna, triste se llevaba las manos a la cabeza, pensando en su maravillosa hoguera.

La aurora cabalgaba silenciosa, se escapaba como una mariposa sin color ni luz en el horizonte azul de los olvidos. Los hombres sin abrazos no tienen futuro, en esta mañana gris sin esperanza ni camino.

Arriesgadas manos de mortales pensamientos, viajan en coches descapotables lujosos brillos y huecas mente de desperdicios, con el tacón hasta el tobillo pasarelas que resbalan y cremalleras, apliques metálicos que hieren al estilo delicado de los sentidos.

Bajo una luna roja el perfume se fue olvidando, solo quedó una ausencia presente de tu cuerpo y el mío.

Quiero disfrutar de un Planeta ahora mismo, con urgencias respetando a los seres vivos, así que quizás, pensemos que en un futuro cuando todo desaparezca, tengamos un gran paraguas para todos, de tolerancia y protegernos, bajo una bóveda de luz en un nuevo camino.

Hay caracolas que se unen a las estrellas, de esa unión sale el reflejo del eco expandiéndose por el Universo, sideralmente perdidos esos Dioses, que hoy no nos reconocen, en este Planeta azul roto y dolorido.

Somos diminuta espora cabalgando en el Todo, de pensamientos grandes encerados en un cerebro pequeñísimo de mutación lenta, buscándonos a nosotros mismos, pequeñas esporas en nuestras mentes sin destino.

He salido de ese espacio, cuando os contaba mi idea, me fui lento asentarme, sentí que mi espacio terrestre séme había acabado, y un gran agujero se abrió a mi derecha y caí al abismo, entré en ese túnel de rosas violetas y perfume acaramelado, fui feliz aunque fuese por décimas de segundo y amado.

Os contemplé en una gran hoja seca de platanero clorofila, viajabais volando sin ningún destino, os abrazasteis porque la hoja se rompió, no caísteis al abismo porque vuestra mente viajaba dormida, en ese espacio del deseo y ternura.

Hay un silencio que me está hablando en la habitación, pero no lo entiendo es un idioma diferente, no entendible, no comprendido, no deseado, no apropiado, siento frío en la piel de mis brazos, serás tú cuando mi mente desea tus abrazos.

Quiero mezclar materia y sentimiento, hacer un abstracto invisible que nunca desaparezca para nuestros ojos, y los invidentes así deslumbrados vean una gran mancha de amor y colores deseados.


La mariposa se rompió las alas, mil diminutos fragmentos volaron hacia un destino fijo.
Tus manos para reconstruirla y volar de nuevo, mariposa ya con destino guiarán por finas turbulencias los amores perdidos.

Hay preciosas melodías en el aire, es como una pluma volando muy lentamente al centro del alma.

Un susurro en el oído y la mente, como caminos hacia la verdadera eternidad.

El Sol brilla, la alborada, en este Planeta azul, para unirse en el precioso Universo.

Necesito tocarte, mirarte tus ojos, y acariciar tu piel para sanarme. Estoy enfermo, muy enfermo, si no bebo de ti para salvarme. Que fría la mañana tormentosa, si no te encuentro a ti oasis de mi vida y de mis juegos.

Luz de mis ojos, quiero ver un paisaje en el horizonte limpio y hermoso, sin polvo de mentiras, ni huecos, ni piedras volando que rompan la verdad de una esperanza plateada conmigo.


Quiero irme al mar, con mis manos, levantar el agua de color plateada y hacer olas de amor para todas las orillas, de todos los mares del Planeta y besar al hombre humillado y roto.

Yo no busco, me encuentro el amor siempre, unas veces para ser feliz y otras para ser desgraciado. La mente humana para defenderse enamorada, necesita que los ojos se fijen en otras miradas, por si alguna de ellas es positiva para ser feliz verdaderamente de nuevo. Claridad en el oscuridad siempre, en el cerebro del ser humano bueno.

Gracias por esa casa de cristal que nunca rompemos, está llena de ilusiones nuevas y perdidas, en todos nuestros sueños, se oscurece cuando lloras y empaña el vidrio de nuestros recuerdos. Imagen fosforescente en la pared plateada cuando llueve, en la esquina un volumen hermoso que no quiere verse desnudo, brillo de agua permanente.


En la madrugada, oí un grito violento como un silbido metálico, llenaba el espacio gris húmedo y con la niebla espesa, lloraban todas las ventanas, en la calle un silencio que me hablaba de ti, me consolaba el alma.


Un voluminoso espacio joven, acompañaba a otro más delgado y viejo, el mayor de edad hablaba y hablaba y el joven permanecía siempre en silencio.


Como un papel secante se empapaba de la sabiduría del viejo, carne apaleada del tiempo pasado, en los años sin fin de las continuadas estaciones de los años. Su luz se apaga y como una antorcha de queroseno, se desgasta con el tiempo.


En estas calles de Badajoz donde todo parece mentira, hay bloques de hormigón con cajas de cerillas, llenas de seres extraños con vida y sin vidas, a golpe de esfuerzo de pensamientos de delirio, van andando por las aceras del olvido. El horizonte anaranjado por el Guadiana cabalga a su destino, llegará al mar expandiéndose para refugiarse en un estado húmedo y frío.

Hay de aquellas cenizas del gran poeta olvidado, que fueron arrojadas al río plateado que el deseaba y quería, adoraba su gran mancha húmeda que bañaba Badajoz, hombre de las mil ideas perdidas, trabajador en tantas materias, pero de pie siempre con tu pluma y lápiz jamás anduviste de rodilla, siempre erguido altanero, fuiste poeta desde que naciste, Manolo Pacheco, tu para mi no te has ido.
Olvidados como un silencio en la penumbra, lloran los poetas extremeños muertos, que no perdidos en las ausencias presente de las calles y los vivos, hay cuando lloran los parques y las flores si olor ninguno, al unísono, ecos perdidos devoran los olvidos.

No hay más cuerpos, ni más materia, se volate rizaron en un suspiro, todas vuestras letras poemas y escritos se fueron por un mismo camino, JESUS, MANOLO, LUIS, decirme por donde os habéis ido. Quiero encontraros para caminar juntos y perder ya este mundo.


Bandadas de mariposas blancas y negras, vieron mis ojos en esta tarde gris, caminando en círculos rodeándome todo, para vivir o morir. Soy tan débil, que no me veo ni me toco, solo siento, palpitar mi corazón roto.


Como el ave fénix, no me queda más remedio que resurgir del gris polvo, y volar de nuevo contigo, no me traigas carne dolorida, ni sangre negra, tráeme luz propia sin subastas ni vendida.



Que fuego más abrasador en mi mente se fragua, y el agua para apagarlo siempre falta, eres sombras de mis recuerdos y solo yo sin ti soy un olvidado desierto.

La efímera sombra cabalga conmigo, allá donde voy camina despacio pero cierta de estar viva, en presencia de mi generosa vida.

No hay un silencio de color plateado, que yo no aya besado en mi oscuridad, más libre y deseosa que el hambre cuando te agobia, te combate en los huecos del deseo y con urgencias te premia.

Buscaré en las orillas del Guadiana, ese beso perdido de la mañana y con tu perfume subiré a cualquier colina plateada y deseada.

La cima es blanca, desde aquí siempre subes conmigo, no estas pero te llevo en mi cabeza rodeada de el sombrero aquel que hicieras para mi, con tus pensamientos y los míos.


Rafael Piedehierro.

Comentarios

< Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 Siguiente >




Hosting artistas Artistasdelatierra.com. - Diseño web